Inicio » Uncategorized » Salud

Salud

La lechina

Richard Sabogal

Producida por un virus llamado “varicela-zóster” la lechina es una enfermedad infectocontagiosa de la infancia que se caracteriza por la aparición de lesiones en la piel. Normalmente un par de días antes de brotar, el niño presenta fiebre, inapetencia, dolor de cabeza y estomago.

La “varicela-zóster” fue detectada por el microscopio electrónico en 1952, miembro de la familia del herpes – el mismo que causa la culebrilla en los adultos – comienza a manifestarse en el cuerpo con manchitas rojas, pasa a ampollas llenas de liquido (vesículas) y pasan luego a costras. Se contagia de forma aérea y puede contagiarse al tocar la ampolla de un infectado, específicamente el liquido que brota o si el enfermo tose o estornuda cerca de otra persona. Es contagiosa 72 horas antes de comenzar el brote en el cuerpo y mientras aparecen vesículas en el mismo, “ya cuando hay costras no es contagiosa” – esta última fase se considera, medicamente, que el paciente está curado – dice la doctora Carmen Duque, médico general del Hospital Central de San Cristóbal.  

Los afectados, mientras atraviesan el proceso de lucha de la enfermedad, pueden estar en casa, cómodos, tomando antipirético si hay fiebre y analgésicos para el malestar general. No se recomienda utilizar aspirina porque podría complicarse el cuadro con el llamado Síndrome de Reyé, el cual puede producir insuficiencia hepática, incluso la muerte. Ibuprofeno tampoco es recomendable porque cabe la posibilidad de una predisposición a infecciones oportunistas. Es recomendable también, bañarse al enfermo con jabones antisépticos, a los bebes se recomienda bañarlos dos veces al día para evitar infecciones. Se puede sugerir – por parte de los médicos – recetar antialérgicos para controlar la picazón.

El niño no debe ir al colegio por lo altamente contagioso de la enfermedad, por lo menos no asistir hasta que se manifiesten las costras en la piel. Se recomienda alejarse del sol y guardar total reposo porque de no mantenerse a raya pueden aseverar la lechina y causar mas malestar en el afectado.

La Organización Mundial de la Salud dice que se han acordado esquemas de vacunación que orientan a la práctica médica mundial, esto evita muertes en menores de cinco años que son vacunados a tiempo. Las vacunas – todas las que comprende el ciclo del bebe – se dan en el primer año, se recomienda un refuerzo a los cinco años de edad. En Venezuela, la vacuna llego por los años 1994-95 por lo que pocos adultos están vacunados. Si un adulto corre con la suerte de tocar o tener contacto directo con un infectado, tiene la posibilidad de vacunarse y evitar así el desarrollo de la enfermedad, es decir puede evitar, esta, ya alojada en el cuerpo y preparándose para atacarlo, se redima y no se manifieste, o si se manifiesta sea de manera muy tenue.

Antes la lechina se manifestaba sin grandes complicaciones, pero últimamente sus ataques, en algunos pacientes, se ha vuelto más severo, causando infecciones en las lesiones, celulitis, neumonitis e incluso neumonías bacterianas. Dos o tres semanas después de haber tenido varicela el paciente puede sufrir encefalitis o meningitis. La varicela es altamente peligrosa en el embarazo y si se desarrolla en las dos últimas semanas de gestación puede afectar mortalmente al recién nacido.

Regularmente los niños se recuperan rápido de la varicela, en los adultos la enfermedad se desarrolla con más fuerza y puede causar neumonitis viral severa, se puede sobre infectar las lesiones con bacterias. Esta enfermedad tiene una alta tasa de mortalidad, sobre todo en las personas con un sistema inmune deficiente.

Alarmas para acudir al medico

–          Tos severa o dificultad para respirar

–          Supuración en la piel, enrojecimiento e hinchazón

–          Dolor de cabeza intenso

–          Mareos inusuales o dificultar para despertarse

–          Dificultad para ver luces brillantes

–          Dificultad para caminar

–          Confusión

–          Vómitos

–          Cuello rígido

Cómo aliviar malestares

–          Usar compresas húmedas frías o bañarse en agua fría cada 4 horas. Esto ayuda a aliviar y no propaga erupciones

–          Secarse el cuerpo sin frotar

–          Comer alimentos fríos, blandos y fáciles de digerir, pues la varicela de la boca dificulta masticar y tragar

–          Cubrirse las manos con guantes o medias para evitar rascarse mientras duerme

–          Cortarse las uñas y mantenerlas impías para evitar infecciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: