Inicio » Uncategorized » La Torta maniática o la tortera loca

La Torta maniática o la tortera loca

Lousiana Panagua

Ayer hice torta con la técnica de mi hermana, Lya.

Ella siempre va a mi casa, las hace ella y no me deja participar de otra forma que no sea lavando corotos o quizá es que me obsesiono con que no ensucie porque me enferma que ella cocina divino, pero acostumbra ensuciar y dejar el desorden montado con pegoste y todo por todo lo ancho, alto y largo de la cocina.

En cambio, ayer hice la torta como a mí me gusta:

La cocina y el tope del mesón o mesa deben estar limpios.

Saco todos los utensilios. Lavo los que tienen mucho tiempo de lavados y los coloco en orden.

Busco todos los ingredientes. Todo debe quedar a la mano, preparado, listo para ser usado.

Antes de hacer la torta, la leche está lista, las claras están batidas, las yemas en una taza, los potes y sobres están abiertos.

A medida que voy usando peroles, los voy colocando en el lavaplatos, nada de empegostar.

Voy mezclando los ingredientes, cuidando de que la torta no quede muy dulce porque esta vez le voy a hacer cremita y no me gusta empalagarme. Mariana estuvo activa, no se si harta de tanto moverme o si celebrando la torta. Ella nunca me ha rechazado una torta, solo me cuesta un poco digerirlas.

Antes de terminar de mezclar, prendo el horno. Este horno está al pelo, no como el mío que necesita el doble de tiempo para cocinar.

Termino de mezclar y procuro que la mezcla quede espesa porque me gusta suave, pero no grasosa ni aguada.

Enharino el molde de la torta y vacío la mezcla en él. Sorprendentemente, la mezcla llegó exactamente a la mitad de la altura del molde, medida perfecta para que la torta crezca, pero no se desborde ensuciando el horno.

Soy cruel, especialmente cruel, porque uso dedo mágico (paleta de goma) para asegurarme de limpiar bien las paredes del bowl de mezcla para que nadie pueda venir a lambusearlo. Claro, ayer fue mi día especial porque nadie vino a lambusear. Nadie se metió en mi espacio porque había toque de queda en la cocina. Nadie se me atravesó, nadie me importunó. Todo el mundo esperaba ansioso detrás de la raya amarilla.

Y yo sentí un placer morboso al meter el bowl donde hice la mezcla en el chorro del lavaplatos (otra confesión de findemundo)

Coloqué el molde en el horno y mientras la torta todavía no había empezado a desprender su olor a gloria lavé todos los corotos, hasta los que no debía: el envase para batir los huevos de la crema.

Nunca había hecho crema de esas dulces a base de clara de huevos hasta ayer. Llamé a Lya con los treinta segundos que me quedaban del plan y ella me dio las instrucciones, bueno, lo que pude captar antes de que se cortara la llamada. Con cara de quien conoce muy bien de pastelería, pero rogando a Dios no “poner la torta” con la crema, empecé a batir las claras. Arte de magia. Salieron dos hermosas cremas medio aguadas, pero demasiado buenas para ser mi primera vez, de colores rosado y verde.

En este punto, con la torta lista y reposada, cansada de estar de pie, con los pies hinchados, con una embarazo que ya pesa como cinco toneladas, decidí permitir que participara el resto de la familia: “¿Quieren decorar?”

Claaaro, mapurite sabe a quién pea. Si la torta queda fea no es porque las cremas quedaron aguadas por la falta del toque de vinagre, detalle que no escuché a tiempo porque se cortó la llamada, sino porque las decoradoras son unas inexpertas. La torta quedó horrorosa, pero quedó exactamente como la soñé: Dulce sin caer en el empalague, suave sin caer en lo grasoso, esponjosa, levantó hasta el borde del molde y se rompió un poco el centro creando unas ranuritas que se tuestan deliciosamente, bien cocida son quemarse la base.

Quedó como mi mejor torta maniática. La felicidad se incrementa al ver que no ensucié el mesón ni con una gota y que cuando me comí mi pedazote de torta no había nada sucio, ningún perol que lavar, nada que guardar.

Muérase de envidia todo el mundo porque lo que yo siento es orgullo.

Louisiana Panagua

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: