Inicio » Uncategorized » Don Juan Bimba

Don Juan Bimba


Deysi Díaz

 

¿Juan Bimba? ¡Aun lo veo pasar! – dice Condolecio.

Jajajajajaja , no quiero ni imaginármelo –  responde  Antonieta.

– ¿te ríes? Yo que tu no me reiría. Tu también debes haberlo visto; sigue siendo él, pero, ¡como ha evolucionao! Cambió su sombrero por una gorra nike, cambió su pantalón enrollao  por unos que ya vienen corto, carga un celular de un lao  y del otro, un gran revolver. ¡Gua viejo! ¿Y que es lo que te a dao? Si Juan Bimba es el venezolano rajao el que se fue de su campo y más nunca ha regresao.

_ ¿Por qué crees que no ha regresao? no te das de cuenta que la vida lo ha cambiao fueron tantos años que lo mantuvieron encanao allí conoció al mismisimo diablo que se disfraza de  afeminao; hablando y que speaking English  brother coletéate al man. Fueron 40 años en esa cana donde le lavaron el cerebro al pobre Juan y le cambiaron hasta el modo de pensar. Ya no quiere ni pensar  solo espera que le den un real y si es verde el billete, de los que no es nacional, se convierte en pistolero y arremete hasta por los noticieros.

_ ¡Mijo como habla usted! ¡No parece hombre de bien! Deje quieto al pobre Juan Bimba a quien recuerdo fue el hombre que poseía  amplio criterio de él solito nomás.

_ ¡Hay mi vieja si usted lo ha dicho! Fue, pasado, ese hombre quedó atrás. El que anda por las calles, no quiere dejar al que te conté, este pueblo arreglar. Se monta en carros de lujo y llega a la asamblea a echar mas vaina que las matas de caraotas del solar de allá atrás.

_ Oiga  vieja que tumban la puerta vaya abrir que parece que vienen purgao. Es cierto y así se olvida usted del pobre Juan bimba. ¡Ya voy, ya voy calma que del apuro viene el cansancio!

_ ¡Abra la puerta  vecina. Soy yo Margarita!

¡Margarita, qué le ha pasao que viene con esos pelos parao!­ – Pregunta Antonieta – si les cuento, pero antes déme una tacita de café para calmar los nervios.

Mientras Antonieta sirve el café Margarita cuenta lo que la tiene tan asustada.

_ fíjense ustedes que estoy llegando de mi trabajo cuando de pronto veo que la puerta de mi casa la han abierto y la cerradura  estaba dañada. Con mucho miedo y mirando para todo los lados fui entrando poco a poco con el riesgo de encontrarme no se con que malandro que me matara o en el mejor de los casos me violara. Cuál es mi sorpresa que al entrar todo me lo han robado lo primero que busque fue la computadora que le dieron a mi niña en la escuela; esa que es muy cómoda y bonita con la que mi hija estudia. No se con que cara le diré a su maestro que ya no tengo la computadora porque unos  facinerosos la han desaparecido. Eso no fue todo; en el multimueble, el que tengo en la salita, donde guardo mis libros con los que estudio en la aldea que queda en la otra esquina, todo los  han quemado creo que a esos tipos no le gusta que la gente humilde como yo, estudie una carrera universitaria. ¿Saben qué más dañaron? los lentes y las medicinas que tenía sobre la mesita de noche de mi cuarto. De mi cocina desapareció todo los víveres que con tanto sacrificio compre luego de hacer una enorme cola. Pero ¿saben ustedes como se llama uno de los que entraron en mi casa? Pegado en la pared me dejaron un cartel que decía: “Don Juan Bimba te ha visitado y lo que no le gusta se ha llevado”. Lo triste del caso que nadie dice nada, nadie ve nada, ni nadie comprende por qué le molesta que queramos tener lo que por derecho llega a nuestros hogares.

Luego de un largo silencio  mientras cada uno escurría la   taza de café, Condolecio con el ceño fruncido pregunta: – ¿a cuántas casas habrá visitado este nuevo personaje este que se escuda tras una envestidura de don?

 

No se viejo- dice Antonieta- pero lo que está claro que si se actúa como lo estamos haciendo en este momento, llorando por el mal que nos ataca lo perderemos todo yo creo que por nuestra identidad, por nuestra historia de hombres y mujeres de amplio criterios debemos luchar por la protección de lo que nos pertenece y demostrar que sabemos reconocer en que paltó  se  agazapa el verdadero tonto mentecato ladrón delincuente que se vende por un poco de billete.

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: