Inicio » Uncategorized » Clara Toc Toc, un libro donde conversas con la escritora

Clara Toc Toc, un libro donde conversas con la escritora

Mi encuentro con la literatura fue muy particular, mi familia – mis padres –  no eran muy aficionados a la lectura. Mi mamá no era aficionada a leer, a menos que fueran las novelitas graficas colombianas de la editorial Libro Único. Mi papá leía novelitas de vaqueros y si mal no recuerdo esas debieron ser mis primeras lecturas. Recuerdo una donde un tipo, gallardo, alto, atlético, con un chaleco blanco y el revólver al cinto llegó a un pueblo – el típico forastero – se bajó de su caballo lo ató y entró a la cantina, esas que decían Saloom. Algunos le miraron feo, tuvo roces con no recuerdo quien, luego de beber salió y fue donde el sastre, que quedaba cruzando la calle. El sastre no quería hacerle la ropa y el forastero lo amenazó con el arma, luego salió y se dio trompadas con quien le busco camorra en el Saloom. Lo dejó en el suelo. Conoció una mujer sola con un hijo. El cuento es que al final se quedo con la mujer, él, típico vaquero rudo, machista y bravo que dominó el pueblo y creo llegó a Sherrif. Así fueron mis primeros encuentros con la literatura. Llena de aventuras, por leer quién desenfundaba más rápido y se quedaba con la indefensa mujer sola. Otra de mis lecturas fueron los libros de medicinas de la casa, me encantaban la parte de heridas y emergencias e imaginaba que era un paramédico que iba a rescatar a los vecinos de picadas de serpientes y cuellos rotos, enyesaba piernas y tenía un maletín lleno de equipo médico, ese que describía el libro de medicina de mi mamá. Ahora que rememoro, el ser un paramédico rescatavecinos lo tomaba muy en serio y creo que mi único obstáculo era no tener dinero para comprar siquiera el maletín y bueno, tener 7 u 8 años de edad. Y no es que me guste la medicina, mi mamá hubiera sido feliz de haber escogido esa carrera, estudie informática, ingeniería civil, diseño grafico, y terminé como periodista, carrera que desde siempre quise pero por avatares de la vida nunca tomé, pero la medicina nunca me ha gustado, me da de todo la sangre y no sería capaz siquiera de encajar un hueso o limpiar sangre de una cortada superficial, eran inventos de un niños carente de atención.

 

Mi primera lectura formal fue La dama de las camelias de Dumas hijo. La leí hasta que me canse, llore con la muerte de la amada protagonista. Lo leí como a los 9 años. Nunca más lo he leído y recuerdo poco de él. Un hombre que llora y llora y llora por la mujer ¿Margarita era como se llamaba?  Recuerdo también en mi infancia divertida y triste, mi niñez de sometido rebelde. Buscaba  en la mini biblioteca que tenia de todo, figuras, periódicos viejos, facturas, herramientas, peroles, de todo menos libros. Buscando un librito para leer. Fui tan sometido y tan pendejo que nunca le decía a mis padres ¡miren ustedes, denme dinero o cómprenme libros que quiero leer! A los doce años, recuerdo compre mi primer libro, costaba en moneda vieja 1200 bolívares, 1,20 bolívares de los de ahora, ni siquiera un dólar actual. Durante días guarde dinero y logre llegar a 1000 bolívares, se los llevé al señor, un amable hombre que me recomendaba lecturas y yo en esos tiempos ignoraba. Ese libro fue La isla del tesoro de Robert Louis Stevenson.  De ahí vinieron muchas lecturas, mas malas que buenas – y aquí viene el motivo de este articulo – leí libros de autoayuda, algunos malísimos y ridículos tales como: La culpa es de la vaca, Cómo tener amigos, Hágase rico en tantos días, aunque leí algunos buenos como Tus zonas erróneas, un gran libro recomendado por muchas personas. No juzgo a quienes leen libros de autoayuda best seller, pero hay libros de libros y un gran tiraje de títulos no vale la pena ni recibirlos como obsequio. Con los libros malos nunca la culpa fue de la vaca, – si, conozco la metáfora del asunto – ni conseguí miles de amigos – mi excesiva sinceridad lo alejaba – ni me hice millonario. – no trabaje para que vea.

 

Pero a lo que quiero llegar es al motivo de este intro de mi vida. Lo evoque luego de leer el libro de Clara Castillo Clara Toc Toc, que a pesar de no hablar específicamente de la infancia es un libro que de manera intrínseca  me llevó a recordar este pasaje de mi vida. Clara Toc Toc (Trastorno Compulsivo Obsesivo) no es un libro de autoayuda simple, no te da recetas para cambiar en una semana, es más bien un cuento que te echa la escritora a lo largo del libro. Una lectura donde sientes la fraternidad de Clara y parece estuvieras sentado en su casa, bebiendo mate o chocolate  rodeados de libros, una tarde de primavera mientras ella en un monologo te echa un largo cuento y descubres que tu eres igual, que tienes problemas y vives cargado de estereotipos. Clara Toc Toc, habla de lo superficial de la mujer, que desea ponerse implantes o quitarse excesos. Inconformidad total por no verse al espejo y decirse que son bellísimas; habla de la plasticidad del sueño de querer llegar a la caja boba, o el mago de la cara de vidrio como le dice el escritor Eduardo Liendo a la TV; nos habla en un interesante capítulo de la Anorexia interna, nos ataviamos de cosas en el exterior, nos vemos despampanantes y por dentro nos morimos de hambre por no llenarnos espiritualmente; nos habla del aborto, del crimen atroz de asesinar niños que los homicidas llaman fetos sin sensibilidad; nos habla del catolicismo y el machismo de esta religión; un hermoso capitulo de lo que debemos hacer antes de morir, en líneas generales DISFRUTAR vivir la vida porque hasta donde sabemos es una sola, no tenemos la certeza de que hay al otro lado. Este libro nos enseña a vivir un día a la vez y envuelto en todo esto está el termino de lo que es SER NORMAL, cuestión que nunca termine de captar, ¿Es o no normal Clara Castillo? Pero no me importa, la normalidad va de acuerdo a la cultura y viene de la mano de la moral, algo polisémico y arraigado a cada persona de distinta forma.

 

La obra de Clara es una excelente terapia de vida, donde se ríe, se llora y se admiran unos dibujos muy hermosos realizados por su pequeño hijo y son alusivos a cada tema. Primera vez que veo una obra que combina con dibujos de escuela y trasmiten una gran energía positiva y tierna. Esta obra que nació como una terapia para Clara, termino siendo un libro muy hermoso que evoca sentimientos, respuestas y reflexiones sobre cosas que ocurren en la vida. No es el típico libro de autoayuda que te manda reglas para ser mejor, es la historia de una mujer que en primera persona cuenta los avatares de su vida, la visita al sicólogo, sus mil problemas de salud y su drama existencial, pero todo con un humor y una frescura que te dejan un grato sabor.

 

Este libro fue publicado en impreso y tuvo grandes ventas, ahora lo obsequia por internet. Su blog Clara Toc Toc está lleno de las palabras que han compartido sus lectores.

 

Vale la pena echarle una leída a esta obra, pueden descargársela gratuitamente por este enlace y podrán leerla en casa si tienen PDF instalado.

http://www.4shared.com/document/0VyQKLns/TOC_TOC__de_Clara_Castillo.html

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: