Inicio » Uncategorized » La herencia de la bondad por: Mary Ochoa

La herencia de la bondad por: Mary Ochoa

“En el momento de la muerte, no se nos juzgará por la cantidad de trabajo que hayamos hecho, sino por el peso de amor que hayamos puesto en nuestro trabajo. Este amor debe resultar del sacrificio de sí mismos y ha de sentirse hasta que haga daño.” (Madre Teresa de Calcuta)

San Felipe,  Especial (Mary Ochoa).- ¡Sabias que este mundo puede cambiar, debe cambiar! A pesar de tanta violencia y desgracias. La Beata Madre Teresa de Calcuta nos dejó un incalculable legado de amor. Ella se dedicó a servir a los demás, renunció a todo y tomó la caridad, el amor, la bondad, la misericordia como su expresión de vida, encontró una comunidad con serias carencias en la cual se entregó de cuerpo y alma por los pobres, los desatendidos. ¿Es posible que mantengamos este  noble esfuerzo?

¡Su ejemplo ha sido una obra a la humanidad!

Esta Santa, fallecida  el 5 de Septiembre de 1997 por una afección cardiovascular en la ciudad de Calcuta, La India a la edad de 87 años. Posteriormente, fue beatificada a seis años después de su muerte, el 19 de Noviembre del 2003 por el Papa Juan Pablo II.

 

Enviadas del cielo”

Las Misioneras de la Caridad, congregación religiosa fundada por la Beata Teresa de Calcuta en 1950. Su objetivo, es servir a Cristo en los más pobres de entre los pobres. Las religiosas deben hacer votos de pobreza, castidad y obediencia más un cuarto voto de servicio libre y de todo corazón a los más pobres.

 

La misión de esta orden religiosa católica es prestar apoyo material y espiritual a los desvalidos, los sin hogar y enfermos para traerlos de vuelta a la sociedad.

Las Misioneras llevan una intensa vida de oración, con especiales momentos de adoración al Santísimo.

Las religiosas deben  dar ejemplo de amor a los pobres, viviendo como ellos. Usan  un sencillo hábito religioso (azul y blanco)  con el que testimonian públicamente su consagración a Dios.

 

 

Esta congregación se inició con 12 religiosas en Calcuta y hoy son más de 4.000, distribuida en orfanatos, centros de caridad, refugiados, impedidos, pobres, epidemias y hambre por todo el mundo, con casas en Asia, África, América Latina, América del Norte, Europa y Australia.

Podemos decir, que el Decreto de Alabanza, concedido por el Papa Pablo VI a la Congregación en febrero de 1965, animó a la Madre Teresa a abrir sedes en otras naciones y la Primera Casa de las Misioneras de la Caridad fue en Venezuela.

 

Un “Ángel del Cielo” a terriza en Venezuela

La Beata Madre Teresa de Calcuta conjuntamente con cinco religiosas de la India: María José, Nirmala(En 1997 es nombrada Superiora General de las Misioneras de la Caridad universalmente), Rosario(Aun habita en Venezuela-Cocorote), Dolores y Helena  llegan a Venezuela para el año 1965 a crear la Primera Casa de las Misioneras fuera de La India  ubicándola  en el Estado Yaracuy específicamente en Cocorote municipio Cocorote.

 

La circunstancia de que la Madre Teresa llegue a Venezuela para el año 65 es que en el municipio Veroes que comprende: Farriar, Taría, Palmarejo, Agua Negra, El Chino, La Hoya,

 

zona negra por excelencia, los afro-venezolanos requerían con urgencia evangelización Católica Apostólica pues existía radicalmente un conflicto racial además necesitaban que le alimentaran más la fe por los pocos sacerdotes y religiosas que no existía para aquel entonces.

 

Además, los pobladores del municipio Veroes rechazaban las enseñanzas de Cristo por parte del Monseñor Críspulo Benítez Fontúrvel pues “este era de piel blanca y los afrodecendientes aceptaban en su jurisdicción a la gente de su color”, indicó la Hermana Rosario Misionera de la Caridad.

 

color”, indicó la Hermana Rosario Misionera de la Caridad.

 

El Monseñor  Benítez, Arzobispo de Barquisimeto  a su vez obispo de San Felipe en 1965, pues esta figura Católica no existía en el Estado Yaracuy para esa fecha,  este tras haber consultado con Padre espirituales, Consejeros y el  Nuncio Papa asiste a la reunión mundial en Roma con el Cardenal de la India para hacer las gestiones de que La Madre Teresa de Calcuta viaje de la India, con premura, a Venezuela a crear la Primera Casa en Latinoamérica.

 

para hacer las gestiones de que La Madre Teresa de Calcuta viaje de la India, con premura, a Venezuela a crear la Primera Casa en Latinoamérica.

 

La información la obtuve a través de una larga y elocuente entrevista con la Hermana Rosario religiosa que fue seleccionada en la aventura de surcar por el cielo también como un Ángel  y pisar tierra venezolana desde 1965 hasta la fecha.

Actualmente, la religiosa de 78 años que llegó de La India a esta nación con la Beata está radicada, con seis monjas: cuatro de La India una de México y la superiora de Nicaragua, en la casa de las Misioneras  y  santuario que fue decretado el 3 de enero del 2004 por el obispo de San Felipe, Nelsón Martínez Ruf, ubicado la Calle Urdaneta número 8 en Cocorote.

 

En este santuario desvelan una imagen casi real de la Madre Teresa, traída de España y objetos perteneciente a la Beata.

Hazañas para llegar a los corazones más necesitados

Al ser notificada  a la Santa Madre Teresa que venía a Venezuela decide seleccionar a sus cinco mejores Misioneras de la Caridad.

 

Enseguida, las religiosas viajan de Delhi ciudad de La India hacia Román a visitar al Santo Padre Pablo VI, el Papa de esa época, para notificarle que van a fundar una nueva casa en Venezuela. Sin embargo, de esta ciudad italiana no podía salir directo al estado venezolano “ya que no teníamos visa ni dinero para el viaje”, señaló la Hermana Rosario.

 

que van a fundar una nueva casa en Venezuela. Sin embargo, de esta ciudad italiana no podía salir directo al estado venezolano “ya que no teníamos visa ni dinero para el viaje”, señaló la Hermana Rosario.

 

De allí parten a Francia en vista que la Madre Teresa de Calcuta era muy amiga de un sacerdote ubicado en esa ciudad europea, y así poder resolver su viaje a Venezuela.

Este párroco conjuntamente con una multitud de niños del colegio donde el daba clase recogieron la cantidad suficiente de dinero para el viaje de las religiosas. Además, le resolvió  los trámites de la visa, expresó con tono de voz agradable la monja Rosario.

 

Venezuela.

Este párroco conjuntamente con una multitud de niños del colegio donde el daba clase recogieron la cantidad suficiente de dinero para el viaje de las religiosas. Además, le resolvió  los trámites de la visa, expresó con tono de voz agradable la monja Rosario.

 

Estando las Misioneras de Caridad en Francia, la Beata contacta con un presbítero de nacionalidad española que radicaba en Yaracuy  y era el sacerdote de la Iglesia  San Jerónimo de Cocorote, Francisco Tomas Monpo, actualmente está radicado en España.

Su estadía en esta gran ciudad europea duró nueve días.

 

Luego hacen escala de Francia a Puerto Rico y allí se hospedan en un hotel, hasta el día siguiente que toman el vuelo directo al Aeropuerto Internacional de Maiquetía “Simón Bolívar” donde llegan a las 7 de la mañana un 26 de julio de 1965.

 

que toman el vuelo directo al Aeropuerto Internacional de Maiquetía “Simón Bolívar” donde llegan a las 7 de la mañana un 26 de julio de 1965.

“Duramos como tres semanas o más para llegar a Venezuela”, con una mirada muy angélica y una voz que me transmitía mucha paz comentó estas proezas la Hermana Rosario.

Al llegar al terminal aéreo de Maiquetía las reciben el clérigo de la Iglesia  de Cocorote, Monpo, quien las traslada a un convento capitalino para esperar su último vuelo que sería ese mismo día a las 2 de la tarde para llegar a su lugar de destino.

 

En el tiempo que transcurrían para su último vuelo las hermanas recibían una pequeña clase del idioma español por parte del párroco Monpo “nos indicaban cada objeto o comida en castellano por ejemplo mesa, cuchara, cambur, ventana.  Realmente era emocionante”, señaló la Hermana Rosario.

A las 2 de la tarde partió el avión-indicó la religiosa-de Caracas al Aeródromo de las Flores “Teniente Nestor Arías” ubicado al oeste de la ciudad de San Felipe.

Cocorote cuna del amor de los pobres entre los pobres

Primera Casa de las Misioneras de la Caridad Internacionalmente fuera de La India es Cocorote municipio Cocorote.

 

Contó la hermana Rosario que “durante el viaje ya llegando a San Felipe  la Madre pensaba y expresaba que estaban muy lejos de casa: Calcuta, además no sabemos nada de este idioma ni la costumbre de este pueblo. ¡Pensaba mucho!”

Al aterrizar el avión a suelo yaracuyano conjuntamente con el padre Monpo-dijo la misionera- que las esperaban tres señoras de la familia Saturno, Sierra y Valacillo con bouquet de flores para la Beata.

Rodaban en el carro por las carreteras empedradas en donde viajaban la Beata con las Misioneras y las señora de la alta sociedad sanfelipeña . “Era emocionante como se escuchaba desde la vía el repicar de las campanas de la Iglesia de Cocorote dando la bienvenida a la Santa Madre”, precisó muy conmovida la monja.

 

 

Ese día después de la eucaristía “nos hospedamos en la casa parroquial del padre Francisco Tomas Monpo  y él se fue a vivir a San Felipe, mientras nosotras estábamos allí por un corto tiempo. Y luego pasamos a rentar una casa como no teníamos como pagar nos fuimos a Marin donde la señora Rosa Principal  nos ofreció aposento en su casa”, acotó.

En cocorote las religiosas se dedicaban a dar clase de catecismo, como en la comunidad de Jaime, evangelizaba, eran maestra, médico, consejeras, colaboradoras pastorales, administraban el bautismo cuando eran necesarios, visitaban a los enfermos y  en ciertos casos daban la comunión.

En la Casa Hogar destinada sólo para  hombre, niños y abuelos, ubicada detrás de la iglesia San Jerónimos habitan más de 20 necesitados de ese amor compasivo que la Madre dejó como legado a sus Misioneras.

Marin: Caridad y Misericordia

Para 1969 es creada la segunda Casa Hogar en Venezuela y es ubicada en Marin municipio San Felipe.

 

La casa de las Misioneras y de los enfermos fue establecida en la casa de la Familia Principal (donde nació Rafael Director del Museo Carmelo Fernández), ubicada en la calle Real (hoy Av. Libertador) con esquina de calle 2 lateral a la medicatura rural de Marín.

A diario ejercían los trabajo y la  oración constante, así, como la preparación de niños y jóvenes para recibir los sacramentos de iniciación cristiana, y la preparación de parejas para el Matrimonio y la Santificación de sus Hogares. A demás de ellos formaban  chicas en talleres de mecanografía y corte de costura.

 

Actualmente, en Marín hay siete religiosas cuatro de La India, una de Africa y  la superiora que es de Costa Rica.

Cinco Misioneras de la Caridad Venezolana y  dos Yaracuyana

De  Aroa municipio Bolívar nació una monja con corazón de Misioneras de la Caridad ella es la Hermana Inés que actualmente cumple su servicio en San Felix estado Bolívar.

 

Del municipio Peña específicamente Yaritagua también anda en los pasos de ser Misionera una discípula que ahora está consagrado sus votos en  Catia La Mar.

Nacida en San Felix estado Bolivar hay tres Misioneras venezolana en La India.

De la ciudad de  Barcelona estado Anzoategui una y  se encuentra en la casa de la Misioneras de la Caridad en La India.

La Hermana Yolanda es la Superiora de la Casa Hogar de  Barquisimeto y  es de la ciudad de Caracas capital de la República Bolivariana de Venezuela.

Tan sólo un momento

Reflexionemos en silencio y con el corazón muy atento.

“Cuenta la Madre Teresa que una señora hindú, muy rica, fue a verla y le dijo: “Madre, yo quisiera tomar parte en su trabajo.” La Madre le respondió: “Eso está muy bien”. La señora, entrando en confianza, le dijo: “A mí me gustan y compro saris caros y elegantes todos los meses”, (sari = vestido de la India). En ese momento, la señora llevaba un traje que valía 800 rupias, el de la Madre apenas valía 8 rupias. La Madre le aconsejó: ” Yo empezaría por el sari, la próxima vez que vaya a comprar uno, cómprelo de 500 rupias y las otras 300 úselas para adquirir saris para los pobres”. La señora rica siguió el consejo y fue bajando el costo de su compra mensual; dice la Madre que la buena señora llegó a comprar para ella saris hasta de 100 rupias y eso porque la Madre le pidió que no bajase de allí. Y ella misma confesó que esto había cambiado su vida y por ahora había tomado verdadera conciencia de lo que es compartir, asegurando que tenía la sensación cabal de haber recibido mucho más de lo que ha dado”, según resumen biográfico sobre La Madre Teresa de Calcuta por la web.

Ahora te invito a que aprendamos a compartir lo poco o mucho que tengamos.

 

 

 

Anuncios

1 comentario

  1. Graciosa de humphrey dice:

    Vi la película y me llego al corazón es un gran y hermoso trabajo ,quisiera saber su aquí en Barcelona hay un ministerio de ustedes que Dios les bendiga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: