Inicio » Uncategorized » Lucila Espín: “Utilizo la libertad que tenemos todos de dejar una huella en el mundo”

Lucila Espín: “Utilizo la libertad que tenemos todos de dejar una huella en el mundo”

Una artista que carece de paredes para guindar tantas obras

Cuando arribé a tierra tucupitense, luego de ver parte del majestuoso río Orinoco y un retazo de la calidez humana de esta tierra oriental, llegué a la Red de Arte donde esperaba Lucila Espín, una artista plástico que además es Coordinadora de la plataforma IARTES en este estado, no más cruzar la puerta, me recibió con un efusivo abrazo como quien saluda a un entrañable amigo, cuando no mas acababa de conocerme, a primera vista parece un ama de casa bonachona y amable, pero cuando conversas cinco minutos con ella, descubres una artista compleja, llena de una picardía tierna que se refleja en su sonrisa maliciosa y contagiosa, todo esto mostrando una gran profundidad espiritual llena de paz consigo misma y lucha incansable por alcanzar sus sueños.

Visitar su casa es una experiencia gratificante y emotiva, te recibe como uno más, y una vez ella cierra la puerta se cae inevitablemente en un gratificante recorrido artístico cargado de historias, anécdotas y saberes, si se echa una mirada somera se pueden ver obras de Damaso Pérez, Oswaldo Brito, Arístides Lira, José Gregorio Sifontes, Henry Acosta, Milagros Dicuru, Milagros Coello, Asdrúbal Marot, Oswaldo Mora, Omaira Pitre, José Zambrano, Marijosé Echeverría, mucha artesanía warao e incontables objetos de arte popular, es en síntesis una galería multidisciplinaria que además tiene obras literarias y bocetos borrador de muchos artistas, una exhibición a la que sólo tienen acceso algunos privilegiados.

En la comodidad de su casa conversamos sobre su trabajo, sobre su obra y sobre su manera intima de ver el arte, tratamos especialmente la episteme de su primer mural Aguas profundas en palabras de Espín, “Es una representación del Orinoco, de la profundidad que se quiere alcanzar, es la inmersión a una voz profunda, es el agua, es un movimiento continuo que no tiene inicio ni final” el trabajo de la artista se caracteriza por el blanco y el negro y dentro de esta obra siempre están los peces, y los caracoles, todos tienen un inicio y predomina cierta corriente del cinetismo, aunque ella considera que los artistas que influyeron en su obra fueron los que vio en sus estudios academicos.

 

Aguas profundas tuvo la oportunidad de fusionarse con el arte corporal y el performance. El profesor José Gregorio Terán, un amigo de Espín, preparó una composición musical donde semejaba el sonido del agua, del movimiento, este audio fue utilizado en una presentación donde dos modelos pintados igual que el mural danzaban y se perdían en las líneas, una pareja, él semejando un pez y ella una sirena, un amor, un movimiento que no tenia principio sino que permanecía presente como dos almas gemelas que se encuentran sin saber que se buscaban. El performance lleva al espectador a sumergirse en una historia donde las líneas los colores y el continuo movimiento asombran e hipnotizan. Al respecto esta deltana manifestó “cuando los vi moviéndose, mientras la musica se dejaba oír, sentí que las líneas salían de la pared, que se movían hacia el frente”.

 

Todos los trabajos de Espín tienen un pez, un caracol y un movimiento continuo, es el sello de su obra, su técnica es similar a la de la tinta china, pero tiene una mayor profundidad, tienen un ciclo de vida, un movimiento, el artista Tony Tong opina que su obra es erótica, sexual, sensual, según el artista las líneas y los movimientos dejan traslucir entre línea y línea el fuego interno que tiene Espín tanto personalmente como en parte de su obra.

 

Lucila manifiesta que ella se hizo artista porque utiliza “la libertad que tenemos todos para dejar una huella en el mundo”, pero sus inicios con las artes plásticas vienen desde muy niña, cuando su padre organizaba exposiciones de otros artistas y luego en la escuela de monjas la caligrafía influyo y le da esa forma que aparece en sus obras.

 

Esta artista tiene en su haber dos exposiciones individuales e infinidad de colectivas, la primera contó con 26 obras suyas, esta tuvo por nombre Naba Inare que en lengua warao significa aguas mansas relación directa con el ciclo, el movimiento y el agua de sus obras.

 

El alma de artista de Espín semeja la sensibilidad de un poeta al momento de apoyar a sus colegas, aprovechándose del cargo en IARTES, ha apoyado artistas de distintas latitudes del país así como de su propia tierra a impulsarse, mostrando por todos los medios su trabajo, siendo logística, productora, benefactora e incluso periodista de televisión que graba y sale al aire cuando el periodista verdadero falla, para ella no hay obstáculo, cuando se requiere de su ayuda se encarama en su moto, no se coloca ni casco y sale despavorida a resolver el problema, que en muchas ocasiones no es ni suyo.

Sin duda alguna Lucila está dejando una huella imborrable en el mundo, 6 de sus diseños han sido portada de libros de distintos autores, editados por la imprenta de la Fundación Editorial el perro y la rana, y otro, además de ser portada contiene ilustraciones dentro del texto. En Tucupita es respetada y admirada por su trabajo tanto artístico como institucional, así como es querida por el encanto natural que mucho admiten ella tiene.

 

Desde el momento de mi llegada, hasta el instante en que el autobús encendía el motor para partir de regreso, Lucila Espín estuvo presente, pendiente de cada detalle, para hacer la estadía lo más placentera posible, sino estaba ella, lo estaba su esposo, brazo derecho de la artista, que igual a ella, estaba pendiente de cada detalle, ambos un equipo indisoluble y amistosos por igual. Es sin duda alguna Espín, un alma llena de luz que por dónde camina deja una huella imborrable, una huella particular llena de curvaturas y por algún escondrijo un pececito sensual que se mueve al ritmo de la sonrisa picara y maliciosa de su autora.

 

Anuncios

1 comentario

  1. Lucila es de esas artistas avasallantes, trascendentes, tan grande en sabiduría y talento que no caben en ella… Orgullo de los deltanos, inmensa como el cause del Orinoco e infinita como las aguas, mansas o produndas, no solo huellas, sino mucha luz nos ha dejado y esperamos que siga siendo asi un rato laaargo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: