Inicio » Uncategorized » Especial: ¿Cómo lucharías por defender tu identidad? Figuras de la historia que lucharon por ser ellos mismos

Especial: ¿Cómo lucharías por defender tu identidad? Figuras de la historia que lucharon por ser ellos mismos

Figuras de la historia que lucharon por ser ellos mismos

¿Cómo lucharías por defender tu identidad?

Frida Kahlo y Diego Rivera, Unidos por el amor, libres con el placer

 

Oscar Wilde y su personalidad envidiada

 

Gioconda Belli una guerrera que disparó poesía y marcó con su pluma el mundo

Qué importan nimiedades, obstáculos sociales, morales, éticos, cuando se quiere conseguir la felicidad y la libertad plena. 

Oscar Wilde (1854 – 1900)

¿Hasta dónde pueden llegar los complejos morales de la sociedad para opacar una luz que cegaba una sociedad oscura por su estupidez burguesa?

 

Oscar Wilde, escritor, nacido en Dublin en 1854 irónico, versátil, ingenioso, controvertido, misógino, homosexual, lucho por sus ideales para alcanzar la felicidad, este esfuerzo le costó dos años de su vida en una cárcel, donde cumplió la pena máxima a trabajos forzados. Por poco muere, pero logró salir con vida e intentar alcanzar la felicidad.

 

Autor de obras como “La importancia de llamarse Ernesto” “El abanico de Lady Windermere” “El retrato de Dorian Gray” “El gigante egoísta”

 

Qué importan los complejos, los tabúes, los cánones inoculados en su mayoría por la Iglesia y su afán por controlar todo a punta de miedo. Lo importante es ser uno mismo así le tilden de egocéntrico y egoísta.

 

En su vida, disfruto de los placeres, del amor, fue utilizado, fue burlado, odiado pero también amado, una de sus filosofías fue ser el mismo, costara lo que costara, se equivocara  o no,  alcanzo sus sueños y vivió a plenitud en una época muy prematura para él.

 

 

PELÍCULA QUE RETRATÓ AL AUTOR

WILDE

Dirigida por y protagonizada por…

Este film retrata el episodio más difícil de la vida del escritor inglés Oscar Wilde, cuando es acusado de alterar el orden de la sociedad por ser homosexual. Pero antes de llegar a este crudo episodio, desgrana la vida de este maravilloso escritor, que se expresa de una manera magistral y se amolda a una sociedad hipócrita y holgazana que solo vive para criticar. La película profundiza en sus amoríos, en su interior y en el escritor, con su gran obra, y describe como este hombre es tan amado y odiado simplemente por ser el mismo.

Lo único negativo de la película es que no retrató lo misógino que fue y en ningún momento afloró en el film algunas de las frases donde se refería de manera tan machista hacia las mujeres. Pero en líneas generales es una obra que bien merece ser vista, entretenida, con un gran guion y una excelente actuación por parte del protagonista.

 

Frases Celebres

La única diferencia que hay entre un capricho y una pasión eterna es que el capricho…dura más tiempo.

 

Las mujeres nos aman por nuestros defectos, y, si tenemos bastantes, nos lo perdonan todo, hasta nuestra inteligencia.

 

Hay dos tipos de mujeres: las feas y las que

se pintan.

 

Perdona siempre a tu enemigo. No hay nada que le enfurezca más.

Poemas del escritor 

 

Casa de la ramera

Seguimos la huellas de pies que bailaban
hacia la calle alumbrada de luna
y nos detuvimos bajo la casa de la ramera.

Adentro, por sobre estrépito y movimiento,
oímos los músicos tocando a gran volumen
el «Treues Liebes Herz» de Strauss.

Como formas extrañas y grotescas,
realizando fantástico arabesco
corrían sombras detrás de las cortinas.

Vimos girar los fantasmales bailarines
al ritmo de violines y de cuernos
cual hojas negras llevadas por el viento.

Igual que marionetas tiradas de sus hilos
las siluetas de magros esqueletos
se deslizaban en la lenta cuadrilla.

Tomados de la mano
bailaban majestuosa zarabanda;
y el eco de las risas era agudo y crispado.

veces un títere de reloj apretaba
la amante inexistente contra el pecho,
y otras parecía que querían cantar.

A veces una horrible marioneta
se asomaba al umbral fumando un cigarrillo
Como cosa viviente.

Entonces, volviéndome a mi amor dije,
«Los muertos bailan con los muertos,
el polvo se arremolina con el polvo».

Pero ella escuchó el violín,
se apartó de mi lado y entró:
entró el Amor en casa de Lujuria.

Súbitamente, desentonó la melodía,
se fatigaron de danzar el vals,
las sombras dejaro n de girar.

Y por la larga y silenciosa calle
en sandalias de plata asomó el alba
como niña asustada.

Versión de E. Caracciolo Trejo
Edición de Libros Río Nuevo 2001 

 

Película Dorian Gray

 

Dorian Gray es una película británica, una adaptación de la novela de 1890 de Oscar Wilde El retrato de Dorian Gray. La adaptación cinematográfica está dirigida por Oliver Parker, escrita por Toby Finlay (siendo éste su primer guion), y protagonizada por Ben Barnes. La película fue estrenada en el Reino Unido el 9 de septiembre de 2009. Se comenzó a filmar en el verano de 2008 en Ealing Studios y varios lugares de Londres2 , finalizando en Octubre. El film recibió £500,000 de parte de la National Lottery, provenientes del Fondo Premiere del UK Film Council. Esta es la tercera película filmada en Ealing Studios en 2008, junto a Easy Virtue y From Time to Time.

 

Frida y Diego, un amor sin barreras morales

Frida Kahlo y Diego Rivera fueron una de las parejas famosas más tormentosas y atractivas. Amor y odio vivió este romance con idas y venidas. Pero siempre juntos, él promiscuo hasta el hastió, ella infiel a más no poder tanto con hombres como con mujeres, ambos artistas y grandes amantes, una diferencia de 22 años que no afectaba y un amor que quedo grabado para la historia.

 

Además del amor mutuo de sus venas artísticas, vivieron sobrepasando lo convencional, muchos se opusieron a la relación, la madre de Frida opinaba que Rivera era mal hombre ya que era comunista ateo y además mujeriego, fue una relación apasionante porque ambos poseían personalidades avasallantes. ambos dedicaron su vida al arte y ambos se tenían gran admiración.

 

A pesar de estar siempre juntos, el nunca dejo de mantener otros amoríos, mientras ella hacia lo mismo con hombres y mujeres, eso si, ambos estaban al tanto de todo lo que ocurria y ambos lo aceptaban, no importaba, seguramente utilizaban la filosofía, el cuerpo y sus necesidades son una cosa y el amor algo muy distinto, algo que estaba dedicado solo para ellos dos.

 

Sin importar los complejos morales ambos estuvieron por sobre todas las cosas.

 

 

Frida Kahlo 1907 – 1954

Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón nació en Coyoacán ). A los seis años se enfermó de poliomielitis, que le provocó el adelgazamiento de su pierna derecha (algo que ella intentó ocultar de joven usando pantalones, más tarde bajo largas faldas mexicanas). En 1922 se matriculó en la Escuela Nacional Preparatoria, donde conoció Alejandro Gómez Arias (su primer amor), con quien en 1925, mientras continuaba sus estudiossufrió un accidente al chocar el autobús en que viajaban con un tranvía. Este hecho la dejó gravemente herida, por lo que tuvo que pasar tres meses en cama. Durante su convalecencia (en la que tuvo yesos y corsés), lo cual obviamente influyó en la formación del complejo mundo psicológico que reflejó en sus obrascomenzó a pintar.

Tres años después de su accidente, conoció a Diego Rivera ), a quien le llevó algunos de sus primeros cuadros para que los viera. Éste quedó impresionado por su talento (la animó a continuar pintando) pero también por su belleza. Así fue que al poco tiempo, en 1929, se casaronEstuvieron juntos hasta 1940, cuando decidieron divorciarse, pero un año después volvieron a contraer matrimonio. Fue una relación netamente tormentosa. En 1932 Frida tuvo un aborto que la afectó en lo más hondo, además de inspirarle dos de sus obras más valoradas: “Henry Ford Hospital” y “Frida y el aborto”.

 

+ Frida

 

La artista mexicana Kahlo trasmitió parte de su identidad a través de su obra que estaba influenciada por la de Rivera, su obra esta cargada de cultura y arte popular, le llamaron surrealista, pero ella admite no serlo, su vida no fue surrealista, ella retrato su propia realidad.

 

Diego Rivera  1886 – 1957

Nació en Guanajuato, fue considerado un niño prodigio (empezó a pintar a los dos años de edad). A los 10 comenzó a estudiar pintura Se formó en la Escuela Nacional de Bellas Artes. En 1907, gracias a una beca, viajó a Madrid para perfeccionarse. Desde ese año hasta 1916 estuvo viviendo en España, México, París, Brujas y Londres. Fue famoso por sus murales, en los cuales plasmó un alto contenido social, algunos de los cuales han sido ubicados en distintos puntos del centro histórico de la Ciudad de México y en las ciudades de Cuernavaca, San Francisco, Detroit, Nueva York, etc. Durante su vida estuvo comprometido, de forma  activa, con la política formando parte del Partido Comunista. En su país fue líder del Departamento de Artes Plásticas del Ministerio de Educación, creó la Unión de trabajadores técnicos, pintores y escultores, y formó la comisión de pintura mural, del Instituto Nacional de Bellas Artes.

Falleció el 24 de noviembre de 1957, a los 70 años, en Coyoacán -Ciudad de México- a causa de un cáncer. Sus restos fueron colocados en la Rotonda de los Hombres Ilustres.

 

Frases

“Creían que yo era surrealista, pero no lo era. Nunca pinté mis sueños. Pinté mi propia realidad”.

 

Frida Kahlo 

Yo me he dado cuenta que lo más maravilloso que me ha pasado en mi vida ha sido mi amor por Frida”.

 

Palabras de Diego cuando murió Frida

 


Gioconda Belli, dando poesía al mundo

“Ahora o nunca, les dijo. Para cambiar las cosas de fondo, ellas necesitaban estar solas un tiempo, gobernar sin interferencias masculinas”

Gioconda Belli, El país de las mujeres

 

Coherencia y unidad caracterizan su expresión poética. En los años de la lucha por la liberación de su país, Gioconda Belli vivió en el exilio (radicando en México en 1976); a este periodo fuera de su patria corresponde su libro Línea de Fuego, ganador del Premio Casa de las Américas 1978. Regresó a Nicaragua al triunfo de la revolución sandinista, abandonando el FSLN cuando éste no logró reorganizarse y partiendo una vez más para residir en diversos lugares del mundo (Lavinia, Breda, 1994; Francia, 1995). Actualmente se halla en su país, donde, desde el Movimiento Renovador Sandinista (MRS), continua la lucha política de liberación nacional de su pueblo.

 

La poesía de Gioconda, ha recibido influencias de José Coronel Urtecho (1906-1994), quien dijo de su poesía ser una versificación sin género definible. Ha sido, a la vez, comparada con Ernesto Cardenal, discípulo de Coronel Urtecho y uno de los poetas más representativos de la literatura revolucionaria en Nicaragua, donde Cardenal militó en el FSLN hasta su renuncia, ocurrida tras haber considerado que el frente sandinista había sido destruido. Se ha concedido que Gioconda Belli es, después de Ernesto Cardenal, la poeta simbólica de la revolución nicaragüense.

 

Mirar hacia adentro no es nada fácil y mucho menos descubrir lo que nos duele y contarlo con la honestidad que lo hace Gioconda Belli  en «El País Bajo mi piel». En su mirada introspectiva y sincera, ella acierta también en lo que duele al país, y en especial a la generación que compartió su época, la época de una revolución que nos hizo creer en la posibilidad de una sociedad más humana, en la cual desarrollo y justicia se combinarían. «El País bajo mi Piel», habla también de ese momento único en la historia de Nicaragua, momento que marcó para siempre su relación con la patria: «Nada más contemplar los volcanes y el lago vuelve mi alma a mi cuerpo», nos declara finalmente, conmovida.

 

 

Gioconda acierta al hacernos comprender que los sueños no se alcanzan, sino que más bien constituyen una especie de guía para la vida. Nos convoca a regresar al pasado sin resentimientos, para revivir con respeto y nostalgia el espíritu de aquella experiencia trascendental, y rescatar incluso del desengaño los motivos para la pasión y la alegría.

 

Si es posible hablar de obras cumbres, me atrevería a considerar El País bajo mi Piel como una convergencia excepcional de aliento literario e inspiración poética.

 

Y argumento mi voto también en la riqueza literaria y testimonial de este libro, en la calidad de sus imágenes, en el poder seductor de sus párrafos breves y su estructura coherente, en la profundidad psicológica con que la autora se analiza a sí misma. Porque esta novela llega y cala hondo, permite establecer una relación tan íntima, que pareciéramos estar cerrando no la página final, sino la puerta de un corazón que nos permitió entrar como si fuéramos amigos de toda una vida.

Después de una breve y bien lograda introducción, la novela se va estructurando en breves capítulos que completan 411 páginas divididas en cuatro partes:

Habitante de un Pequeño País, En el Exilio, El Regreso a Nicaragua y Otra Vida, títulos que abarcan la sucesión de relatos en los que Gioconda consigue también algo fundamental: Testimoniar a través de la historia personal la universal diferencia entre nacer mujer y aprender a serlo. En este esmero ella escoge episodios claves, que convierten su existencia en un emblema de los desafíos que enfrentan todas las almas libres atrapadas en los límites de la condición femenina.

 

Habiendo leído tanto recurso panfletario sobre el tema, me ha encantado que esta novela sea poderosamente feminista por hacer precisamente lo contrario que otras, por no recurrir a lugares comunes o situaciones forzadas, a nada que huela a propósito enmascarado en el discurso narrativo. Ella logra contar su vida a pecho descubierto, sin victimizarse por su condición, adueñándose de sus aciertos y errores, revelando con sencilla autenticidad que sólo rompiendo límites y arriesgarnos a crecer, podremos mejorar nuestras vidas.

Gioconda no tiene contemplaciones para referirse a sí misma. Se trata tanto con la ternura como con la crudeza con que estructuraría a cualquier personaje. Y tal vez por ello, logra convertir su autobiografía en una verdadera novela de sí misma, con uno de los personajes femeninos más vivos y cautivantes que he conocido. Entre el desgarro y el humor, la nostalgia y la alegría, se pinta fuerte o vulnerable, desafiante o abatida, pero sobre todo, verdadera: «En los últimos años de su vida la relación entre mi madre y yo fue una lucha sorda para ambas. De ser cómplices pasamos a medir nuestras fuerzas como contendientes en perenne conflicto. En mi deseo de no conformarme, aun cuando significara caminar sobre el fuego, me salí demasiado de sus normas. Ella jamás entendió los riesgos que me tomé. Intuiría quizás que yo luchaba por cercenar definitivamente el cordón umbilical y que el resultado final sería que perdería todo el poder que tenía sobre mí. No entendió que al perderme, me recuperaría. No entendió que en la vulnerabilidad que ella se negó a sí misma, yo encontraría mi fuerza».

 

Este tipo de confesiones hermosas y dolidas se reiteran a lo largo del testimonio, exponiendo los dilemas que nos impone la identidad femenina. Su vida es un continuo debatirse entre el respeto a las normas y el atractivo de las transgresiones, el anhelo de maternidad y el imperativo de la independencia, la necesidad de amor y el rechazo a la sumisión, el anhelo de aire puro y el cansancio que producen los ambientes opresivos. Y en esta lucha surge un capítulo particularmente hermoso y desgarrador: «Recuerdo lo vacía que me sentí en el vuelo de regreso a Nicaragua; como las casas demolidas por dentro de las que sólo queda la fachada aparentemente imperturbable. Muchos años lloré por lo que pudo haber sido. Compadecí tanto a mis congéneres, todas las mujeres que nos vemos desgarradas por este tipo de decisiones de vida o muerte, decisiones que tomamos en pleno ejercicio de nuestra libertad, pero que por siempre nos dejan una zona bombardeada en el corazón, una zona de desastres donde un fantasma pequeño se pasea riendo la risa que jamás rió, mirándonos para siempre con la nostalgia de la vida que le negamos». Quizás por ello, por mostrarnos la vida como es, esta obra me parece tremendamente luminosa. Aún de las situaciones más difíciles, emerge optimista como la niña graciosa cuya fotografía aparece en las primeras páginas. Seguramente esta niña nunca murió, y sólo se encuentra agazapada en el libro que ahora nos presenta una Gioconda grande, capaz de luchar, amar y escribir con valentía.

 

 

El taller de mariposas: trata de un grupo de artistas, los Diseñadores de todas las Cosas, son encargados de diseñar animales y plantas de un mundo todavía en construcción, bajo una regla impuesta por la Anciana Encargada de la Sabiduría: no mezclar el Reino Vegetal con el Reino Animal. Odaer, el joven diseñador, gracias a su tenacidad y a su gran imaginación conseguirá realizar su sueño, crear una criatura capaz de volar como un pájaro y ser tan bello coma una flor: las mariposas. Una metáfora sobre el poder del esfuerzo, de la constancia, de la ilusión y de los sueños que se hacen realidad, el secreto está en no cansarse nunca de soñar, en no darse nunca por vencido.

 

La mujer habitada ofrece al lector un plano mágico paralelo a otro totalmente reconocible, pero al unir estas dos dimensiones, el libro deviene un exponente de varias realidades históricamente vigentes en el mundo latinoamericano finisecular: la resistencia ancestral del indígena al español, la rebelión femenina y la lucha del pueblo por los derechos humanos.

 

La novela comienza con el primer día de trabajo de Lavinia como arquitecta. Ese día vuelve a su casa un poco angustiada por la revelación de que sus colegas hombres no la tratan como a una igual. Su casa, su refugio, está prolijamente ordenada gracias a la ayuda que Lucrecia, la doméstica, le presta. Itzá, la mujer indígena encarnada en el naranjo, observa la llegada de Lavinia y medita en el hecho de que en la actualidad las mujeres no parecen subordinadas sino “personas principales” (p.34) ya que hasta tienen servidumbre para las labores domésticas mientras ellas van a ocupar el espacio tradicionalmente reservado para los hombres. Me parece importante notar aquí el desdoblamiento que adquiere la vida de Lavinia dependiendo del punto de vista desde donde se la mire: Lavinia vuelve a su casa decepcionada por lo que ella interpreta como una falta de emancipación, mientras que Itzá y Lucrecia consideran a Lavinia como una mujer totalmente emancipada. Esta ambigüedad acerca de la significación de lo que se entiende por “emancipación femenina” en Latinoamérica se mantendrá a lo largo de toda la novela.

 

Es interesante que Itzá, la indígena, a pesar de que más tarde se va a revelar como una mujer que desafió las convenciones, no le ve mayor ventaja a la multiplicidad de roles de la mujer contemporánea. De hecho, a pesar de su emancipación, de su determinación por ser autosuficiente y tener su vida bajo control propio, Lavinia sufre decepciones características de las mujeres “tradicionales” aunque a nivel racional se rebele contra “la vocación de Penélope” de las mujeres y el privilegio de tomar decisiones de los hombres. Este problema aparece claramente ilustrado en uno de los primeros capítulos del libro cuando después de comenzar su romance con Felipe, una noche lo espera en vano. Lavinia expone sus reflexiones acerca de la actitud del sexo opuesto en general. No comprende, en efecto, qué es lo que hace que un hombre reniegue en su madurez de lo que ha dependido siempre (la mujer) para vivir, para crecer, para tener los primeros contactos con el mundo y se pregunta por qué se rebelan con tan inusitada fiereza contra esta dependencia “sometiendo al signo femenino, dominándolo, negando el poder de quienes a través del dolor de piernas abiertas les entregaban el universo, la vida”.

 


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: