Inicio » Uncategorized » Juan Manuel Carrasco, poeta con mirada de caleidoscopio. Nota de Leonardo Alezones Lau

Juan Manuel Carrasco, poeta con mirada de caleidoscopio. Nota de Leonardo Alezones Lau

Si se ha de elegir una herramienta, frente al autor que nos ocupa y su juego poético, planteado con reiteración en este título, será preferible desdeñar la azarosa lupa, y tomar un caleidoscopio, ya que, en nuestra mirada, no habrá sitio para hurgar lo que el autor ha sostenido con gran coherencia durante estas páginas. Juan M. Carrasco D. ofrece en su primer libro una calidad que sobrepasa las primeras impresiones. Caleidoscopio, porque nos permite girar como huesos, que él mismo asevera como materia del poemario. Dichos giros, gritos sobre el abandono y la soledad, coqueteos con la locura para revestir la pureza de un verbo habitado desde la razón, contrastes, o el hecho de atreverse, en la vocación del poema corto, al simple yacer de las cosas, con la complejidad de que no necesitarán nombrarse.

Va y viene constantemente sobre las palabras, como una suerte de oleaje, donde reconoce en el acto de la creación a un Dios que a ratos lo llena de gracia para luego abandonarlo, retrato vivo de su rostro y de la crisis de humanidad de nuestros tiempos. Se trata de un ser que lo eleva a las cimas del pensamiento, sobre un par de alas que luego se le hacen inasibles por voluntad del poeta mismo y lo hacen caer con una fuerza más que merecida sobre lo que vive, y me atrevería a decir que, planteado en la escritura, se resuelve dicho juego con más que una interrogación.

Sobre nosotros mantiene un vértigo, una suerte de verdad intuida, tensa el hilo de su cordura en busca del contraste que revele la más pura esencia, por dado que dicho hilo fuera una cuerda para entonar vibraciones de descubrimiento dirigidas a la carnosidad de la oreja o hasta fundirse como los paisajes sobre los que pinta.

La imagen llevada con cuido, pero Huesos sublimes y otros poemas Juan M. Carrasco

expresando un desdén, una burla que de pronto se ha vuelto una ceremonia muy alejada de lo común, para lo cual basta su mirada iluminadora, un juego de lentes gastados orgánicamente y cuya sobreposición lo repone anímicamente en el ejercicio del oficio. Carrasco nos demuestra en esta primera entrega que supo partir del origen poco remoto de su cotidianidad, para ofrecernos en su habla un tenue y albo resplandor que lo acerca a lo universal, casi con el mismo gusto de lo lisérgico, de lo que en nuestra geografía vendría a ser un poeta beat, con mirada de caleidoscopio.

Leonardo Alezones Lau, 1983, director estadal de Negro sobre Blanco en Carabobo, poeta, artista plástico, tiene dos obras en su haber.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: