Inicio » Uncategorized » Gusmar Sosa “…Rubia es inspirada en un hecho real, y en ella se cruzan diversas historias y queda un camino abierto hacia otras más”

Gusmar Sosa “…Rubia es inspirada en un hecho real, y en ella se cruzan diversas historias y queda un camino abierto hacia otras más”

Entrevista a Gusmar Sosa, autor de la novela Rubia y del ensayo Descansando sobre Estructuras debiles, ambas publicadas bajo el sello  NsB Editores.


Confiesas a tus lectores que Rubia es tu opera prima, te ha traído grandes dolores de cabeza, ha truncado sus pasos, como marcando lo decidido de sus pasos, cuéntame cómo ha influido en tu vida esta novela ganadora del Premio Grupo Nelson Ficción 2009, como nació.

Desde el momento en que esta historia se coló entre mis dedos pensé en ella como mi niña Rubia. Yo ya era padre de dos niños, Efraín y Benjamín, y sabía lo complicado que siempre resulta la experiencia de enfrentar el compromiso y la responsabilidad de la paternidad cuando uno decide asumirla e intenta cumplir con el rol de padre orientado a la construcción de un escenario ideal para que los hijos puedan desempeñarse como ciudadanos y humanos sanos. El asunto es que sabía que en un mundo en el que las editoriales (en su mayoría) prefieren representar nombres conocidos, y no ayudarlos a forjarse, tocar las puertas sin un nombre sonado y con una novela de la que nadie sabe nada era una empresa utópica.

Escribí a Rubia tres veces, pudiéramos decir que las dos primeras fueron abortos no deseados. Es doloroso cuando con ilusión esperas el nacimiento de tu niña y de repente te das cuenta que algo anda mal y no verá la luz del amanecer. Así me sucedió. De la primera versión nadie nunca supo nada, la segunda la compartí con unos amigos y un año después sentí vergüenza de lo que había escrito; ese segundo intento se había llamado “Rubia y los ojos del abuelo”. En el año 2008 me entero de un concurso convocado por un grupo editorial norteamericano con una división orientada a la América Latina con sede en México. Con seis meses de anticipación vuelvo a escribir “Rubia”. Esta vez decido una pausa y me pregunto ¿por qué quiero traer a esta niña al mundo? Y la respuesta me sorprendió. (Pausa) ¿Tengo que compartir la respuesta? (Risas). Lo haré, pero no me culpes si decido callar algunos detalles de la respuesta. Me descubrí como parte de la historia de Rubia, me vi reflejado en sus agonías y melancolías. Recordé mi adolescencia en una plaza de pueblo, mirando a lo lejos, inconforme con el presente y temeroso del futuro, avergonzado de episodios de mi pasado. Y me vi en sus padres, angustiados, a la expectativa frente al crecimiento de la niña; me vi en el abuelo, victima de su propia cólera, con ganas de cambiar su destino y con poca fuerza de voluntad para lograrlo. Me vi en cada personaje secundario, en el adolescente aventurero, en el “Gabriel” que intenta reconciliar su presente y pasado; incluso me vi en la niña Cristal, la esperanza de una nueva historia. No sé si esté bien confesarlo, pero cada personaje en esta novela es un reflejo de mí desde un ángulo distinto.

Cuando la novela queda finalista en el Premio Grupo Nelson Ficción 2009 supe que ese era su grito de nacimiento. Tú sabes, ese grito que sigue a la nalgada del médico cuando te recibe la vida. Desde entonces ha sido una aventura caminar con ella. Si aquel fue su grito de nacimiento, la publicación con el apoyo y respaldo de NsB ha sido su primer paso.

¿Hay algo particular en esta obra y que nunca has confesado? ¿Rubia es una historia real?

Creo que ha llegado la hora de confesar. En los últimos meses me han hecho confesar algunas cosas sobre mi niña. Estoy pensando qué es lo más particular que en otra entrevista no diría y aquí va: aunque Rubia se centra en el personaje que lleva ese nombre, aunque la obra la inspiró una historia real que es la suya, el momento en que pensé “quiero escribir esta historia” no fue al escuchar el hecho central que me inspiró a escribirla. La decisión nació en otro momento. ¿Debo confesar en qué momento? Un día martes de un mes de diciembre. Entré en una habitación oscurecida por la tarde que ya caía, en un rincón de la habitación vi una cama y sobre ella un hombre de cincuenta y tantos años envejecido prematuramente por una insuficiencia renal y “culpa crónica”. El tipo abrió sus ojos, que alguna vez fueron de color azul vivo, y en el lugar de sus ojos un vacío y agonía relampagueaban. Me apuntó con su vacío y agonía y no sé si logró observarme, pero yo sí pude verlo y entonces me dije: “voy a escribir la historia”.

Así que 

¿Crees que un acto tan ruin como el que narras en Rubia merezca perdón?

Uno suele hablar del perdón y sus beneficios, pero cuando lo preguntas así y bajo el contexto de Rubia, provoca pensarlo mejor (Risas). Creo que nosotros mismos merecemos perdonar. El mensaje de perdón de Rubia no va en ese tono fantástico que se usa para explotar las emociones y hacer sobresalir el valor de algunas creencias. De hecho, podría decir que no hay mensaje de perdón (a pesar de que algunos lectores confiesan haber encontrado uno).  Allí hay hechos, agonías, redención en términos de la práctica de nuevos intentos. Así que hoy me permitiré en esta entrevista confesar otra particularidad: no se trata del perdón al viejo de la historia, se trata del perdón hacia uno mismo por no ser valiente para perdonar.

Rubia es la primera novela de una trilogía, ¿De qué trataran los otros dos tomos?

Eso es una primicia. Como te dije hace rato: “Rubia es inspirada en un hecho real, y en ella se cruzan diversas historias y queda un camino abierto hacia otras más”. Debo confesarte que la decisión de la trilogía era una idea tímida, Lo conversé con la editorial presentándole el esquema de lo que serían las otras dos historias y así se consolidó como una decisión. Los dos tomos pretenden cerrar el círculo abierto con la historia de Rubia y continuar el trayecto del destino del pueblo en el que se desarrolla su historia. Quedan leyendas por contar. El segundo tomo es “Gabriel”, en él se cuenta la historia de ése personaje que llegó a devolverle la alegría a Rubia en su adolescencia y tuvo que desaparecer para “reconciliar su pasado y presente y así vencer sus demonios”. Este segundo tomo no es una continuación sino una obra complementaria. Corre en el mismo tiempo que se desarrolla la historia de Rubia y llega al mismo final (deberán leer el prefacio de Rubia para entenderlo). El tercer tomo es “Cristal”. Cristal es una antítesis de Rubia, ésta sí es una continuación, quienes han leído mi obra ya saben que Cristal es el nombre de la niña de Rubia y que al final “mira fijamente a Gabriel, y con su manita, alcanza la suya y le acerca hasta la orilla del río donde tiene sus montañitas de tierra…”.

Pasando a otra de tus obras, la cual espera bautizarse en Octubre y en la cual abordas otro genero, el ensayo respectivamente, te lanzas contra las doctrinas religiosas, ¿De qué va este libro?

Es un cambio violento. ¡Tanto en la entrevista como en el curso de mis publicaciones! De hecho me atacaste sorpresivamente… Venía a un ritmo suave y nostálgico en la entrevista. Déjame ponerme la mascara de verdugo (Risas). Mira, lo has dicho bien, en el libro “Descansando sobre Estructuras Débiles” me lanzo en contra de doctrinas religiosas, y debo añadir: opresivas. Es un gusto que decidí darme después de algunos años participando en debates virtuales y compartiendo con pequeños grupos que llevan distintas prácticas cristianas. En algunos mis críticas han sido bien recibidas y en otros se me ha señalado la salida de emergencia. El libro no es una piedra lanzada sin propósito y con el mero intento de destruir. Aunque debo confesarte que sí espero que sea destructor, pero señalando cómo se puede, sobre las ruinas de una herencia religiosa opresiva, construir un escenario de tolerancia y respeto. Algunos me preguntan por qué ataco el fundamentalismo si creo en un escenario de tolerancia. Y es precisamente por eso: porque es el fundamentalismo el mayor opositor a la diversidad con sus estructuras doctrinales. Ahora, bien podría el fundamentalismo formar parte de un escenario más humano si toma en cuenta las críticas que se exponen en este libro y las críticas que otros amigos vienen pronunciando.

Pero cuéntame algo ¿Crees es Dios? ¿En el Dios que creen las religiones que atacas?

No. No creo en ninguno de esos dioses que presentan esas religiones, así lo escriban en mayúsculas. Creo que esos son dibujos de dioses que reflejan la ambición del sector que los ha creado y que se empeña  en mantenerlos vivos. ¿Creo en algún dios? Creo que esta entrevista se convertiría en un libro si te respondo esa pregunta, lo digo por lo extenso de mi respuesta a ese tipo de preguntas. Pero te diré que para mí ese lugar que le han dado a esos dioses de papeles, dioses trazados mediante doctrinas que excusan la irresponsabilidad ciudadana y humana debería ser ocupado por la sonrisa de un niño, por la memoria de una abuela que se empeñó en contarte buenas historias, debería ser ocupado por el beso de la mujer que amas, por una tarde comiendo pizza con tus buenos amigos; ese lugar debería ocuparlo hasta una buena entrevista orientada a la expresión de un mejor porvenir. Creo que el mayor de nuestros dioses debería ser la disposición al esfuerzo por dejar una herencia que pueda ser aprovechada para la construcción de mejores escenarios sociales.

¿Cómo han reaccionado tus lectores ante esta nueva faceta? De trabajar en la supuesta ficción a atacar tan polémico sector.

Para algunos ha sido un viraje interesante. Hay quienes valoran que haya decidido romper el hielo con un libro que recopila mi posición crítica frente a las expresiones religiosas. “Descansando Sobre Estructuras Débiles” no me ha alejado de la supuesta ficción, está dividido en dos partes, la primera son críticas con el tono de una lanza ensangrentada que va dirigida a abrir una brecha en el corazón de la misma ortodoxia. La segunda parte está conformada de relatos basados en la visión de los evangelios inmersos en la biblia respecto a la actuación del Cristo. Los relatos de la segunda parte siguen siendo críticas, pero en un tono y estilo más suave. Así que mi faceta sigue unida a mi raíz literaria. Y vestir algunas críticas con ficción ha logrado reacciones positivas. Debo confesarte que también hay quienes han reaccionado negativamente, pero me hacen sonreír pues aún así se asoman a las páginas que voy publicando para mirar como quien se siente seducido a la libertad frente a la opresión doctrinal.

¿Crees la sociedad creyente en el Dios mostrado por la Iglesia tenga una óptica como la que tú sugieres?

Yo creo que la sociedad debe tener una óptica más a tono con el contexto. ¿La tiene actualmente el sector ligado a la Iglesia? La mayor parte de ese sector de la sociedad está vendida a una serie de doctrinas que fueron forjadas en otro contexto y que respondían a intereses (algunos oscuros y otros buenos) muy distantes a nuestro presente. Pero como señalo dentro de las páginas de mi libro, dentro de ese sector existen grupos de personas que van despertando con una óptica más contextualizada, con una disposición a originar cambios significativos que pretenden el rendimiento de aquellas doctrinas y el surgimiento de supuestos que sirvan a la sociedad y a la ambición de perpetuar el aparato social como una expresión de bienestar común. Hace poco le dije a una amiga que el día en el que finalmente la Iglesia suelte las cadenas doctrinales con las que hace bailar a un dios como marioneta suya, entonces tal vez podremos ver emerger un dios verdadero desde nuestra sociedad. Y no me refiero a una idea fantástica y animada. Me refiero a una mejor consciencia y una mejor práctica de nuestra ciudadanía.

 

Ya está en convenio de publicación para el 2013 las novelas “Las Caricias del Tiempo”, “Gabriel” y una colección de cuentos bajo el titulo “La Mala Suerte de Los Resucitados”.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: