Inicio » Uncategorized » Ceremonia entrega II Concurso “Por una Venezuela Literaria”

Ceremonia entrega II Concurso “Por una Venezuela Literaria”

Fue un buen encuentro. El día sábado, ocho de septiembre, no sólo bautizamos a Rubia, sino también presentamos ganadores y finalistas de la segunda convocatoria del Concurso Por una Venezuela Literaria, concurso en el que tuve la dicha de ser parte del jurado de narrativa.

El encuentro que se da casi a diario a nivel virtual en nuestro grupo “Autores Negro Sobre Blanco”, cobró vida más allá de los límites virtuales. Esas despedidas en las interacciones que se pronuncian “un abrazo”, se hicieron bienvenidas y saludos en el Museo Alejandro Otero. Los abrazos se hicieron más calurosos, reconocí algunos rostros de inmediato, nombres que ya había conocido se volvieron siluetas y manos estrechadas. La sonrisa plasmada con dos puntos y un paréntesis se expresó en cada uno de los labios de quienes asistieron.

Maat fue la oradora en la ceremonia, con su carisma nos ayudó a sentirnos en casa. Richard Sabogal, director de NsB Editores, nos dio una calurosa bienvenida al evento, explicó lo que significa a nivel emergente el proyecto NsB Editores. Noté en su oscuridad (esa que emerge en sus relatos) un brillo de alegría inédita mientras conversaba desde el escenario. Se entregó diplomas a los finalistas y ganadores del concurso. Uno a uno fue pasando. Jóvenes, adultos e incluso un señor de lo que por allí llaman “tercera edad” protagonizaron el recibimiento de los diplomas. Conocí a Sebastian Arismendi, un joven adolescente con gran talento. También conocí a su madre, confieso que pensé que era una de sus hermanas. Conocí al ganador de narrativa: Francisco Ruiz. Andaba acompañado por uno de los que en otrora fue su alumno de inglés. Conocí a Maribel Da Silva, autora de “Noviembre o Pájaros”.

Me dio gusto ver llegar a Nesfrán, acompañado de su familia. Con un abrazo recibí a Scarlet, quien nos visitaba desde Valencia (aunque siempre pienso que está en Cumaná). Algunos poetas nos permitieron conocer los abismos de sus almas. Miky nos regaló una brisa de letras eróticas, de esas que expresan la pasión de quien ha decidido disfrutar la vida sin restricciones; también Maat nos llevó a rincones donde vivir es despojarse de complejos.

Richard pasó de nuevo. En sus manos un ejemplar de mi novela. Habló de ella. “La niña de la casa”, así la nombra él, para quien Rubia representa (así lo expresó) un desafío editorial. “Es nuestra primera novela a lomo”, expresó mientras, con Rubia tomada de su mano izquierda, hablaba con bondad de quien la escribió. Se detuvo y sugirió que sería mejor si el mismo autor expresaba lo que significaba Rubia como creación. Pasé y me entregó el ejemplar de mi novela.

Nunca he sido tan bueno conversando desde un escenario. No hablé de su fondo o forma, no quise explicar la estructura que tal vez pueda definirse a nivel técnico entre las páginas de mi novela.

“Rubia no es tan buena como muchos aseguran, la verdad me sorprende que quienes la han leído aseguren haber encontrado un mensaje de perdón, pues Rubia al final fue sólo una excusa para decir quién soy. Y es que yo soy cada uno de sus personajes, desde el abuelo, que con tanto desprecio Richard nombra, hasta la misma Rubia, lo confieso soy el borracho y también quien se sienta debajo del Cabimo preguntándose si se puede reconciliar pasado, presente y futuro…” Así comencé mi exposición. Me agradó ver entre los presentes sonrisas como de complicidad, como diciendo “nosotros también cuando escribimos dejamos notar nuestra oscuridad”. Con nostalgia hablé de la leyenda con la que se recuerda la fundación del pueblo El Consejo de Ciruma, hice mención del poder curativo del aceite de Cabimo que segregan éstos árboles en primavera.

Bautizamos a Rubia. Al final del evento compartí un rato con Juan Carlos Sánchez, un personaje con gran talento crítico. Me dio cierto miedo cuando me dijo “leeré Rubia y la próxima semana te haré una crítica”. Sacó su bolígrafo y me pidió que le firmara el ejemplar que recién adquiría. Me llamó la atención que me dijo “con este bolígrafo, pues tiene un valor sentimental para mí…” Supongo que ese bolígrafo es un monumento de algunas de sus historias personales. Puedo entenderlo, algunos me dicen que me gusta la hechicería o la brujería por los collares que cuelgan en mi cuello, pero la verdad es que cada uno es una historia que algunos cerca de mí ya conocen. De hecho, Richard Sabogal, antes del evento y luego de recibirme en el terminal, me miró y me preguntó “¿cuál de esos collares es el de tu hermano?”

El evento cerró con un ambiente de familia, estrechamos aun más la amistad todos los presentes. Reímos, compartimos anécdotas, nos tomamos fotos. Yo sabía que aquel era uno de esos momentos que no terminan jamás, pues se llevan siempre como un sello en la memoria de las emociones positivas. Poco a poco se fueron despidiendo algunos, unos debían someterse a doce horas y más de viaje para volver a sus ciudades.

Richard y su esposa me llevaron a cenar. Luego fuimos a su casa. No sentamos en el estudio, me sentí como sentado entre los espíritus de autores legendarios encarnados en los libros en aquel estudio. Y allí compartimos otro rato. Hablamos de política, de proyectos, de anhelos, tomamos una botella de ron con la que sellamos nuestra disposición de desafiar cualquier dificultad que quiera interponerse en el camino que hemos decidido recorrer para la construcción de un mejor escenario. Fue un buen encuentro.

Anuncios

1 comentario

  1. Cadegra dice:

    Estuvo estupendo ese encuentro entre escritores, fue divertido, ameno y sincero de cariños. Además de la oportunidad de conocer a diveresos compañeros de Negro sobre Blanco Editores, estuvo muy emotivo!!. Gracias por haberme invitado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: