Inicio » Uncategorized » De nínfulas y peregrinos por Nesfran González (ensayo sobre Lolita)

De nínfulas y peregrinos por Nesfran González (ensayo sobre Lolita)

Estados Unidos es un país que ha alimentado un rico bagaje cultural con aportes fundamentales de artistas y corrientes foráneas. Con el caso de Rusia o la extinta URSS han surgido ejemplos excepcionales tales como la danza -ballet Cascanueces en épocas navideñas creada por Piotr Illich Tchaikosvki, el afamado videojuego  Tetris diseñado por  Alekséi Pázhitnov o en el caso de la narrativa a Lolita, escrita por Vladimir Nabokov, llamada por algunos críticos como la auténtica novela estadounidense. Nabokov (1899 – 1977) dejó escritos un compendio de novelas, colecciones de cuentos, autobiografías y libros de crítica literaria pero es Lolita (1955) la obra que lo encumbró como autor reconocido y dicha novela mereció dos adaptaciones al cine de Hollywood, la primera de Stalley Kubric en 1962 y luego por Adrian Lyne en 1997.  

El término Lolita fácilmente nos traslada al estereotipo de una linda jovencita con aires de mujer perversa, el mismo Nabokov a través del personaje principal de la trama Humbert Humbert, la define como nínfulas o “muchachas entre los nueve y los catorce años de edad, que revelan su verdadera naturaleza, que no es humana, sino la de las ninfas (es decir, demoniaca) a ciertos fascinados peregrinos mucho mayores que ellas que pueden hasta cuadruplicar su edad” más adelante agrega “No todas las niñas son nínfulas, ni son determinantes la belleza y la vulgaridad. Sólo el peregrino solitario es capaz de detectar por signos inefables el fantástico poder que encierran estas niñas”

Otros autores elaboran su definición a partir del personaje juvenil de su novela, tenemos el caso de Mario el cuarentón de La huella del bisonte de Héctor Torres, quién describe a Karla de quince años como “poseedora de la inexpresable belleza de su edad, esa que se basta de la tersura y el timbre de voz y los graciosos ademanes para alegrar el corazón de cualquier hombre mayor de treinta años” o el caso de Haruki Murakami en su trilogía 1Q84 quién describe a Fukaeri de diecisiete primaveras a través de su olor: “Era el aroma especial a vida que sólo emanan los cuerpos en pleno desarrollo. Un olor semejante al de una flor cubierta de rocío en pleno verano”

Volviendo a Humbert, éste hace un análisis exhaustivo en un informe que debe presentar al jurado por un crimen cometido y en el que detalla los pormenores de su relación con Lolita o Dolores Haze y todo lo que lo involucra, allí se autodefine como un peregrino y tiende a justificar su condición con una patología mental “el peregrino suele estar arropado por un deleite incomparablemente más punzante que un caballero relacionado con su conyugue adulta y tal agobio lo lleva a rozar la demencia y locura con accesos de melancolía y una sensación de angustia insoportable” y luego complementa su descripción definiéndose “como un monstruo pentápodo, despreciable, brutal y lascivo”

Humbert nos habla de Dante que se enamoró de Beatriz cuando ésta tenía nueve años y de un Petrarca entregado a las redes de Laura, de doce años. Y luego complementa: “Debe existir siempre una brecha de varios años –nunca menos de diez, treinta o cuarenta, por lo general, e incluso noventa, en algunos casos poco conocidos-entre nínfula y hombre para que éste pueda caer bajo su hechizo” En este caso Gabriel García Márquez nos ofrece dos ejemplos: el de Cayetano Delaura de 34 años que se enamora perdidamente de Sierva María de todos los Ángeles de 13 años en Del Amor y otros demonios y el protagonista de Memorias de mis putas tristes quién en su 90 aniversario decide celebrarlo acostándose con una niña de 12 años apenas.

Humbert es un profesor de literatura nacido en Paris en 1910 y después de un amor adolescente con Annabel (en ese período él se define como faunúnculo) se casa con Valeria para después divorciarse por una infidelidad de ésta y finalmente recalar en Estados Unidos, especialmente en Ramsdale, New England (pueblo ficticio) en 1947,  donde conoce a Charlotte Haze y se casa con ella aun sin amarla solo por estar junto a Lolita, su hija de doce años. Charlotte muere trágicamente al enterarse de las intenciones de su esposo y es aquí donde empieza la relación de Humbert con su hijastra que los lleva a vivir un tórrido y angustioso romance utilizando como fondo geográfico gran parte de las vías y moteles de la nación norteamericana. La tragedia se impone al final de la trama en el año 1952 con el deceso de Lolita y Humbert bajo diversas circunstancias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: