Inicio » Uncategorized » Deivis Herrera: Todo poema es en sí una obra de arte gourmet

Deivis Herrera: Todo poema es en sí una obra de arte gourmet

 Imagen

Entrevista al autor de Voces Fugitivas, Deivis Herrera, nos contó sobre su labor poética y el cómo concibe sus versos.

 

¿Qué reflejan tus poemas? 

 

Mis poemas son apenas la mínima expresión de la ecuación artística que habita en mi cabeza. Son una sugerencia, una aparente síntesis de orden que puede considerarse por tradicional añeja, pero que busca, más allá de los formalismos literarios, hacerse eco de la paradoja existente entre el caos multiforme que es el mundo –la realidad tal como se nos presenta– y la racionalidad emocional con que pretendo digerirlo.

 

Háblame un poco de Voces Fugitivas.

 

Voces Fugitivas es un poemario longevo, mi primera colección de poemas, escrito con la ingenuidad propia de la adolescencia, con todo el arrebato que se puede sentir en ese momento de la vida donde somos –o creemos ser– dueños de todo, salvo de la experiencia. Esa experiencia que engendra sabiduría, que tarda en llegar, y que cuando llega, por lo general, alumbra la madurez de un amor que es pocas veces el primero. De esto principalmente trata Voces Fugitivas, de lo que a veces tarda en llegar a nuestra vida; de la búsqueda de algo que siempre fue y siempre estuvo, pero que, al encontrarse, por terminada la búsqueda, dejó de ser para estar apenas en la ausencia.

 

¿Qué poetas han edificado a Deivis Herrera? Claro, ¿y qué narradores? 

 

Desde muy joven me ha apasionado la lectura; decir, por tanto, que mis influencias son un par de escritores latinoamericanos, sería obrar en detrimento emocional de tantas otras letras. Aun así, considero que mis principales influencias en la creación de Voces Fugitivas fueron: Rubén Darío y Andrés Eloy Blanco, evidentemente, en el aspecto formal; Girondo y Huidobro en la búsqueda de la emancipación poética de la palabra; el lirismo exquisito de Neruda y Azofeifa, así como el conflicto espiritual reflejado en la obra shakesperiana y nietzscheliana. Y entre mis escritores favoritos están –más allá de poesía y narrativa– Vallejo, Benedetti, Cortázar, Márquez, Borges, Baudelaire, Platón, San Agustín y Heidegger.

 

¿Cómo nacen tus poemas? 

 

Ésta es una pregunta interesante. No existe una fórmula determinada para la creación poética o literaria en general, pero considero que mis poemas nacen de una simbiosis entre la necesidad de expresar un hecho o sentimiento en particular, y la acuciosa reflexión acerca de su forma, de su estética, de su sentido artístico intrínseco. Todo poema es en sí una obra de arte gourmet, y no es sino luego de una larga musicalización silente del pensamiento que adquiere su forma definitiva. Cada palabra dentro del verso, cada sonido dentro del poema está cuidadosamente escogido para imprimirle una estética auténtica. No en vano soy también compositor.

 

Es evidente que nuestra poesía es una potencia en letras; por décadas, la principal carta de presentación a nivel cultural en el extranjero ha sido los buenos poetas que tenemos, vivos y muertos. Visto desde esta perspectiva, ¿hacia qué rumbo pretendes direccionar tu poesía?

 

No soy ni precursor ni divulgador de ningún estilo en especial, y aunque Voces Fugitivas bien puede catalogarse como una obra de corte modernista, también es cierto que fue mi primera colección de poemas, desde la que he recorrido un camino poético extenso hasta mis más recientes creaciones, en donde se hace ostensible un cambio tanto formal, como estético y direccional. No obstante, la dirección no está precisada. Considero que el proceso de creación literaria es un viaje con norte pero sin destino: mientras más se escriba, más se lea, más se transite, más lejos se llega y más cerca se está del horizonte. Pero nunca se alcanza. Y ésa es la tarea del escritor: encontrar nuevas formas de acercarse, con palabras, a lo que existe detrás de todas ellas, oculto en el silencio.

 

Has incursionado en la narrativa. ¿Cómo va esa faceta? 

 

La poesía siempre ha sido mi predilección, principalmente por su alto sentido artístico que trasciende los linderos de las demás expresiones literarias. Pero en algún momento he sentido también el germen narrativo, y he escrito un manojo de cuentos que están olvidados en algún cuaderno antiguo. Pero estos días estoy trabajando seriamente en dos proyectos ambiciosos: un par de novelas, ambas enmarcadas en una especie de realismo mágico incipiente, aunque una mezclada con cierto costumbrismo, y la otra tendente más a la ciencia ficción. Pronto tendrán buenas noticias al respecto.

 

Voces Fugitivas… ¿Huyen tus propias voces de tu ser, o ya se escaparon y ahora pregonan lo que no eres capaz de confesar?

 

Voces Fugitivas es… un poco de muchas cosas; de ahí su ontológico plural. Así como hay eventos, circunstancias y personas que nos han marcado de una u otra forma, cuya huella ha sido perenne en el tiempo, formando memorias y recuerdos que no escapan de nosotros –y de los que, paradójicamente, tampoco podemos escapar–, hay muchas palabras que han querido ser expresadas en honor a la nostalgia. Voces Fugitivas son las voces de las memorias ausentes cantadas casi como tributo a lo que significaron, y la postrera soledad. Y a su vez, por ende, mucho de lo que alguna vez quise expresarles a ellas, antes de que se hicieran inexorablemente fugitivas.

Anuncios

1 comentario

  1. Adelante Deiv… tu colega y mayor admiradora besotes…!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: